Matrimonio gay en un pueblo de Colombia tiene “indignados” a sus habitantes.

primera boda gay en Bolivar, Santa Rosa

La ‘boda’ causó revuelo en el apacible poblado bolivarense.
En este apacible pueblo del norte de Bolívar la decisión del coreógrafo Delkis Madero Zabaleta y su novio, el joven vigilante, Luis Antonio Correa de ‘casarse’ en una boda pública ha causado un polvorín.

En Colombia no existe el matrimonio entre parejas del mismo sexo, pero sí las uniones maritales solemnes, que las llevan a cabo los notarios o jueces, y tienen efectos civiles.

Vestido de novia, Delkis fue entregado a su pareja -que lo esperaba de saco y corbata- por su madre Celina Zabaleta, a la entrada del estadero ‘La Metralla’, en medio de un atronador aplauso de los invitados. La secretaria de un juzgado de Cartagena, por el hecho de ser amiga de los novios, fue la encargada de ‘unirlos’.

A la fiesta asistieron 300 invitados, sin contar otra medio centenar de colados que fueron detectados a tiempo y que resultaron responsables del atraso en la repartición de la comida, porque no había platos ni licor para tanta gente.

La celebración empezó a las 8 de la noche del pasado sábado y terminó el domingo a las 8 de la mañana, cuando el sol puso al descubierto un reguero de trasnochados que ni siquiera el picó que amenizó el festejo pudo despertar.

Delkis, de 38 años, y su pareja, de 21, se fueron de luna de miel la misma noche de la boda. Pasaron unas horas en Arenal, un poblado vecino donde se enamoraron en unos carnavales apasionados. Después viajaron a disfrutar unos días en isla Palma.

 

“Era un sueño que quería cumplir”, dijo el coreógrafo, que está seguro de que la mayoría de la comunidad de su pueblo está con él y “acepta mi condición sexual”.

Sin embargo, entre dientes y en la intimidad de las viviendas, muchos de los lugareños no terminan de aceptar el acontecimiento jamás vivido en Santa Rosa de Lima, municipio de unos 18 mil pobladores.

Opiniones divididas

Humberto, habitante que pidió no revelar su verdadera identidad, opina que es “inaceptable” que se haga público lo que él, ya en una edad madura por sus años de vida, considera una “aberración”.

“Es el colmo: todo el mundo vio cuando la novia o el hombre vestido de novia bailó el vals con sus familiares. A dónde vamos a llegar”, manifestó.

Para el concejal de Santa Rosa de Lima, Mario Rodríguez, lo del ‘matrimonio’ de Delkis fue “un show nunca antes visto en el pueblo”

Indicó que la gente tiene la libertad para tomar sus decisiones y que él no va a juzgar a nadie por ello.

Fiesta por lo alto

Las ‘nupcias’ se celebraron con todas las de la ley. Los novios tuvieron pajes y corte de madrinas, un carro con moño de flores que los transportó de la cantina a la casa y una entrada con alfombras sobre la polvorienta calle que conduce al vecindario de la pareja, en el populoso barrio 15 de Agosto.

La gente corría detrás de los recién ‘casados’. El coreógrafo fue asistido por lo que en el poblado llaman el “burín del matrimonio”, un grupo de mujeres que lo ayudó a ponerse el vestido blanco de novia, lo peinó y maquilló para la ocasión.

Una modista le diseñó y le hizo a Delkis el vestido de cola larga y estraple.

Todo fue planeado

A la fiesta asistió la esposa del alcalde de Santa Rosa de Lima, Aminta Salguedo. El coreógrafo ha trabajado por años en la Alcaldía como instructor de danzas. Estudió en Bellas Artes danza internacional, es director de un grupo de baile y se gana la vida como decorador de eventos.

Sobre su relación comentó que lleva tres años y explicó que hace ocho meses le propuso a su pareja ‘casarse’ “con una gran fiesta pública”, sin “ocultar ni sentir vergüenza” de su condición homosexual.

La familia del muchacho aceptó la unión y asistió a la fiesta.

Muchos pobladores tienen fotos del evento nupcial y unos cuantos el video, aunque son precavidos de mostrarlo o comentarlo por la creencia de que pueden ser demandados por no respetar una determinación que está relacionada con la vida sexual de uno de sus vecinos.